• aturaremagazine

UNA MAÑANA SIN SOL

Actualizado: 12 dic 2020

Por: Ima


Una noche, cayeron las estrellas y cayó la luna. La gente que estaba en la calle se quedó sumida en medio de una oscuridad cegadora, incrédulos se preguntaban qué había sucedido. Volvieron a sus hogares pensando que mañana sería otro día, se durmieron. Sin embargo, transcurrió el tiempo y cuando se despertaron se dieron cuenta de que no había luz. El cielo parecía inexistente. Miraron sus relojes para asegurarse de que era la mañana, pero era una mañana sin sol.


Nadie entendía qué había ocurrido. El tiempo parecía haberse parado la noche anterior, sin embargo los relojes continuaban moviendo sus agujas indiferentes. Poco a poco algunos se preguntaban si aquella situación era un sueño, otros en cambio pensaban que el sol era producto de la imaginación y otros más, que a lo mejor habían viajado hacia otra dimensión temporal.


Pero Yia sabía qué había sucedido; la luna que todos observaban para suspirar sus penas, esta luna que les acompañaba en su soledad, que velaba por ellos en medio de la oscuridad y les consolaba desdel silencio, con su luz de plata, había caído y con ella cayeron las estrellas y el sol. Pues la luna sostenía todas las penas y guardaba cada lágrima llorada desde el nacimiento de la tierra. Sin darse cuenta, las lágrimas se volvieron suyas, de piedra, de plata, pesadas. Le costó sostener su peso hasta que finalmente, se desplomó en el vacío del infinito y las estrellas y el sol fueron arrastrados por su tristeza.





2 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

POLOS